Paul Tatges, un reconocido apologeta de la Fe, publico en sus redes sociales un escrito que generó muchisima repercusion en los Estados Unidos:

La semana pasada, tuve la alegría de asistir a una reunión regional de EFCA en la que Greg Strand nos dio un maravilloso repaso a la doctrina de Cristo.
Por aquel momento nos pusimos a analizar la deidad de Jesucristo, debatimos cuan habitualmente se usa el título divino “Dios” de Jesucristo, el Hijo.
Como los testigos de Jehová no reconocen la deidad de Cristo, sino que la desechan y, a su vez, deslizan indiscriminadamente sus equivocadas doctrinas de la iglesia primitiva hereje Arrio (quien enseñó que Jesús no es Dios sino la primera criatura hecha por Dios), consideré que sería muy práctico y de bendición proporcionar 7 versiculos de las Escrituras para debatir en caso que los testigos de Jehová nos golpeen la puera de nuestra casa.
Anota estos versiculos en un papel:

Juan 1: 1 – La Palabra es eterna y la Palabra es Dios. Esta Palabra se identifica más tarde como la que se hizo carne humana; es decir, Jesucristo (Juan 1:14).
Juan 1:18 – Jesucristo es igual a Dios el Padre y lo ha dado a conocer.
Juan 20:28 – Tomás reconoció a Jesucristo resucitado como Señor y Dios.
Romanos 9: 5 – Jesucristo es Dios sobre todos.
Tito 2:13 – Jesucristo no solo es el Salvador, sino también el gran Dios.
Hebreos 1: 8-9 – El Hijo de Dios se compara con Dios que se sienta en el trono del cielo.
2 Pedro 1: 1 – Jesucristo es a la vez Salvador y Dios.

Estudie estos versiculos no solo con el fin de debatirr a las falsas enseñanzas, sino para glorificar a Jesucristo de sabiamente y con conocimiento biblico.

Si alguien los averguenza por defender la fe recuerdeles tambien este texto de la escritura:

Judas 1:3-4
” Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.
Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.”

Comments

comments